Primera gran aventura de la Tecnam, el bebé de Canaire

Sevilla – Marruecos – Canarias
Del 28 al 30 de diciembre de 2013
Pilotos: Didier Collot y Dani del Rosario
Redacción por Didier Collot (Didi)

 

DCIM100GOPRO

¡54 horas de emoción patrocinadas por la burocracia!

 

Martes 24 de Diciembre 2013:

Llamada de Dany: “¿Te acuerdas de que compré la Tecnam Sierra?, pienso ir a buscarla esta semana. Tengo el permiso de Marruecos para 4 días ¿me acompañas?” Claro que voy a ir, y, dado que hablo francés, puedo ser provechoso durante la travesía por Marruecos.

Jueves 26 a las 23h10:

Llamada de Dany: “¿Qué te parece si salimos mañana con el vuelo de las 18h15 para Sevilla?

Viernes 27

11h00:

Llamo a Dany: “¿Todo OK para esta tarde?”.

Dany: “Que va, me cabreé anoche, me rechazaron el pago de los billetes y cuando lo intenté de nuevo habían multiplicado los precios por dos!!! Así que compré billetes para Madrid a las 18h30 y después cogemos el autobús hasta Sevilla. Así podremos descansar”.

Didi: “Vale nos vemos en el aeropuerto a las 17h00”.

Me apresuro en concertar con un amigo para que me acerque a Gando. No me da tiempo para sacar el certificado de residencia. Pagaré el suplemento en ventanilla.

16h00. Salgo de casa con la mochila, un anorak y reserva de cigarros.

16h30. Llamada de Dany: “¿Llevas equipaje para facturar?

No, solamente la mochila

Bien así que busco otro bolso para llevar más cosas y lo facturarás tú

17h00. Nos encontramos en el aeropuerto. Noto el cansancio acumulado de Dany. Llego al mostrador de Air Europa para pagar el suplemento pero hay que anular mi billete y comprar uno nuevo. El vuelo está cerrado y tengo que esperar al vuelo de las 19h30 (con retraso previsto de 1h30!). Acordamos que Dany embarcaría y me esperaría en Madrid. En el mostrador, la chica, muy amable por cierto, me buscó el mejor precio pero, a la hora de formalizar el billete se cae el sistema informático. ¡Sudores! Me fumo un cigarro. 25 minutos más tarde tengo la tarjeta de embarque (aviso a Dany de que todo está correcto) y paso los controles.

Al rato veo Dany caminando de vuelta hacia los controles acompañado por un uniformado de seguridad y con cara de estar pisando una cáscara de plátano. “Dicen que hay algo que parece sospechoso en mi equipaje: la balsa de emergencia. ¡Pero mi avión se ha ido!”

A la media hora, llamada de Dany: no le aceptan transportar los productos supuestamente… ¡terroristas! y, peor aún, quieren cobrarle el billete del avión siguiente… Siento que la olla de mi comandante llega a la presión crítica y que se le refuerza la idea de meter bengalas encendidas como supositorios a más de un burócrata y hacerles tragar la balsa para luego inflarla… si eso ocurre, la Tecnam tardará un tiempo en llegar al Berriel…

19h00. Nueva llamada: Logró por fin que le colocasen sin suplemento en el avión en el que viajo yo. Está esperando que su hermano venga a recoger la balsa, nos vemos después.

20h00. Visto que el sandwich mixto de esta mañana está ya muy lejos, me compro un buen bocadillo al cual le hinco los dientes enseguida. A la mitad Dany se deja caer en el asiento de al lado con un suspiro de alivio. “Ya estás comiendo, Rebeca nos ha preparado el papeo!” “Tranquilo, lo usaremos luego”. Entre bocado y bocado me pone al día de los pormenores de este segundo contratiempo. Esboza la posibilidad de llevar la Tecnam a Huelva para, en otro viaje, desmontar las alas y meter el conjunto en el barco de Armas.

20h40. Embarque. Hay sitio que sobra en el avión y me reúno con él antes de despegar para poder establecer la estrategia de la noche. Pero Dany no está por la labor y cogemos tres asientos cada uno para descansar. ¡La aventura es la Aventura!

Sábado 28:

00h50 (GMT+1). Madrid Barajas:

No hemos llegado a tiempo para el autobús de Sevilla. Coger líneas alternativas como Málaga era ¡ir de Guatemala a Guatepeor! Tampoco hay trenes. Corriendo de terminal en terminal, acabamos en la T4 alquilando un Fiat panda a tres minutos del cierre de la oficina y a precio de “guiri”.

02h30. Dany, al volante para el primer turno, enfila la M40 para enlazar con la A5. Intervalos de lluvia moderada a fuerte, pero no hay hielo ni nieve. Al rato reclino mi asiento y trato de dormir algo.

04h30. El coche se para en una gasolinera y cambio de tercio. Ya no llueve, el tráfico casi nulo. Me fumo el cigarro tiritando de frío a pesar del abrigo y del anorak, un par de movimiento para desentumecer los músculos y me pongo al volante. Como sé que este es capaz de dormir como un lirón en cualquier sitio aclaro la ruta a seguir: “Todo recto hasta Sevilla” y a sobar!!!

06h30. Salgo de la autopista para repostar. Dany vuelve a coger la autopista y después de 4 o 5 km nos damos cuenta que acabamos de entrar ¡¡¡en Portugal!!! Me he equivocado, he seguido Badajoz en vez de Mérida. Resultado: ¡70 km de más para llegar a Sevilla!

08h30. Después de coger la salida para la Cartuja, nos paramos en una rotonda para encontrarnos con Antonio Toscano, controlador aéreo de Sevilla, muy involucrado en el mundo de los ultraligeros, y su amigo Juan Jesús.

09h00. Estamos los cuatros sentados en San José de la Rinconada delante de churros, chocolate y tostadas de jamón serrano. Ellos nos dan toda clase de detalles y advertencias sobre el plan de vuelo para Tánger que Antonio ha preparado en todas las reglas del arte. Y, allí, por vez primera oigo hablar de “Bulmán” (¡es la fonética que he cogido! en inglés, el “hombre tractor”…) y me imaginé un hombre alto y de corpulencia mediana… Pues, ¡no! 1,60m y 50kg. Y, por lo visto, es el gurú del papeleo de la aviación deportiva en Marruecos. A instancia de Antonio, él se reunirá con nosotros en el tarmac de Tánger y será nuestro ángel de la guarda mientras estemos en la tierra de Alá.

10h15. Llegamos al Aeroclub de Alcalá del Río. El dueño de los hangares, José Antonio, nos va hacer las cuatro cosas que faltan en el aparato, transponder, antena, etc… Mientras vamos a  completar las formalidades administrativas.

11h30. Antonio nos acompaña al aeropuerto donde entregamos el Panda con un magnífico dibujo neo-modernista en el parabrisas delantero debido a una china caída de no se sabe dónde (¡Estaba cubierto por el seguro!). Pasamos a dependencias policiales para realizar los trámites aduaneros en un ambiente muy atento y distendido. Pasamos a retirar copia del plan de vuelo, el personal también muy grato y ameno. Me reconforta saber que todavía hay sitios como éste donde te atienden de verdad.

12h40. Después de un café, proveernos de monedas de 1€ y billetes de 5€ (salva conductos y pasaportes ineludibles al sur del Peñón) regresamos al campo de vuelo. Bonita acogida de los compañeros de Antonio y Juan Jesús, buenos comentarios sobre la Tecnam Sierra la cual está lista. Colocar todo dentro, últimas verificaciones y sacamos la EC FL3 del hangar (noté el ingenioso sistema de railes transversales que permiten mover las aeronaves sin esfuerzo). Ponernos los chalecos, las balizas, apretar el cinturón de seguridad, los auriculares y listos… Fuera los compañeros hacen señales de esperar, parece ser que le falta presión a los neumáticos. Sin que salgamos del habitáculo, ellos buscan un compresor 12V e inflan las gomas. Y, por fin, oigo la palabra tan esperada y señal del principio de la verdadera Aventura: “¡HELICE!”. Check List y…

13h40. Dany solicita el motor de arranque y los 100 Caballos que están detrás de la hélice empiezan su sinfonía para 4 pistones pasando de «Piano» a «Allegro» y nos despejan de la Madre Tierra. Alabeos para el saludo a los amigos y agradecer su colaboración, rumbo hacia Tánger… Un fuerte apretón de manos con Dany y dos largas sonrisas firman el salto a Africa… Pequeño bemol, el «intercom» parece estar al lado de una freiduría y de una freiduría que nos sigue… ¡¡¡Hay cosas peores!!! Bonitas vistas, meteo excelente y llegamos al estrecho. Impresionante, en un par de minutos, te puedes pasar de un mundo a otro, de lo puramente cartesiano al severo sobrevivir… decidir… actuar…

13h48 (GMT). Estamos volando encima de Tánger con pista a las tres y hemos evitado el espacio aéreo protegido del palacio real cercano). Torre nos indica cruzar el eje de la pista 28 por el mar y Dani previamente había aproximado por tierra. Después de varios intentos de aclaración se pone en zona de espera cerca de la 28 pensando que por radar nos verán y avisando de que dejen operar las naves pendientes (no había ninguna) estando nosotros en zona de espera…

Aventuras de pilotos

14h03. Autorizada la toma por pista 28, buen tiempo, sol, algo de viento lateral y nos vamos al lugar de aparcamiento indicado por torre, lo más alejado que puede ser de todas la comodidades. Paramos motor y sin abrir todavía el cockpit se perfilan dos siluetas en el tarmac en dirección nuestra. «Este es -BULMÁN-» me espeta Dany. No era el coloso que me había imaginado, ¡pero si el metro sesenta y los 50 kg mojado! pero bien vestido, estilo marroquí post-colonial y un joven al lado caminando los dos con paso muy decidido. A posteriori ví que efectivamente Boulmane era un coloso, porque su conocimiento de la aviación y de todos los profesionales de aeródromos en Marruecos era inmenso. Sé que este «BULMÁN» sabe que soy francés (ha recibido copia de mi pasaporte) así que dejo a Dany asumir el rol de comandante de vuelo en español, idioma que los dos otros entienden. El segundo personaje resulta ser el controlador de vuelo que nos mandó a la 28 por mar (la 10). Después del saludo vienen los ataques: «pero ¿porque no habéis entrado por mar?»

«No os hemos escuchado muy claro, pero pensábamos que nos veíais por radar»

«¡Aquí no tenemos radar!»

Como veo que Dany se las está arreglando bien (en esta tierra es mejor no tratar de quitarle la razón al sr. al mando) me quedo al margen dedicándome a cosas puramente técnicas de la Tecnam. En estas zonas, es importante peinar en el sentido del pelo, más cuando, en situaciones muy poco habituales para ellos, deseas quedarte lo menos posible. Así que alegó solamente la mala calidad de la transmisión radiofónica y que hemos tomado todas las medidas para evitar problemas y bla, bla, bla… un asco!

Lo gracioso es que nos mandaron aparcar cerca de una Tecnam Sierra nueva de paquete… ¡¡¡volcada!!! Por lo visto un temporal de viento. Dany y yo nos miramos con ganas de reír o llorar.

Boulmane: «No os preocupéis que viene el mecánico y va a amarrar vuestro aparato para que no le pase nada.» Mientras Dany y Boulmane se iban a la oficina para el papeleo, un hombre con pantalón de pana marrón y chaqueta verde oscuro cruza el tarmac hacia mí pero a paso lento, perdón ¡lentísimo! ¿El calor? ¡¡¡No, 15º!!!

Resulta que el mecánico sale en busca de cuerdas. Vuele al cuarto de hora con el mismo paso con tres cachos de sogas llenas de nudos que, visiblemente están más que amortizadas. Lo primero que quiere hacer es amordazar la hélice pasando la cuerda detrás del cono hacia abajo, lo cual, obviamente va a dañar el cono protector en caso de viento. Lo hago yo de otra forma que no parece convencerle. De la Tecnam revirada, le saca otro cacho de soga para terminar el amarre de la nuestra. Del descampado cercano trae otro trozo para reforzar uno que le parece demasiado débil!!! Una bolsa de plástico para tapar la base del empenaje de cola porque si llueve se oxidan los émbolos del mando. Se pierde a regañadientes y me acerco a la oficina para enterarme de que se han equivocado en la matrícula en la redacción del permiso de sobrevuelo de Marruecos. Es sábado… Puede ser que sobre las 17h00 se pueda, gracias a Boulmane, corregir el error. Resultado: hoy no podemos volar y tendremos que dormir en Tánger para seguir mañana.

Boulmane, mientras da todos los detalles del plan de vuelo de mañana a Dany, nos ofrece llevarnos a un hotel, escogí el Ibis cerca del aeropuerto. Al sacar el GPS para entregarle los puntos, nos damos cuenta de que funciona con pilas, pero no hay… Pedimos a Boulemane acercarnos a un sitio donde comprar pilas… 7km mas lejos a través de un tráfico más que caótico aparca el coche junto a una barriada y me comenta que no debemos olvidar dejar algo para el mecánico, a lo cual le contesto que lo tenemos previsto para mañana. Dany se queda en el coche y voy con nuestro ángel de la guarda a pie, sorteando inmundos charcos hasta una chabola donde encuentro 4 pilas alcalinas «DURACELL». Regreso al coche y nos vamos al hotel. Son las 16h30. Para comer, por lo visto, lo mejor es el restaurante en frente.

Después de la cena, llamo a mi mujer y le cuento los pormenores del día y las previsiones para mañana. Me tumbo en la cama y me duermo del sueño de los justos. Dany me despierta, ha sonado el teléfono de la habitación. «-Tu mujer» y ella me pregunta si ya hemos cenado, ¡son las 10h00 de la noche! Claro que hemos cenado… a las 6h00 de la tarde «Ah, ¿y no vais a salir?» Cariño, me estoy cayendo de sueño, te llamaré mañana, ciao. Y me vuelvo a la cama dejando a Dany peleando con el GPS para entregarme a los brazos de Morfeo.

Domingo 29:

Dany: «Tu mujer»

«¿Donde?»

«Al teléfono»

Llego gateando en la oscuridad con la RAM en desorden… «¿Habéis desayunado bien?»… «Cariño, ¿te encuentras bien?»… «Sí y son las siete y diez» abro las cortinas y es evidente que mi mujer tiene razón… ¡DANY, ZAFARRANCHO DE COMBATE, SON LAS SIETE Y DIEZ!!! «Adiós cariño y gracias ya te contaré». Salida de la habitación, paso tipo Fernando Alonso por el «buffet» para desvalijarlo con una bolsa de plástico delante de los otros clientes estupefactos…

07h35. «Buenos días Boulmane» y avanti hacia el aeropuerto.

El día anterior le habíamos comentado que teníamos que repostar  y nos dijo que era imposible sacar nuestras garrafas llenas para hacerlo en aeropuertos de esta clase. Vuelvo a plantear el problema. Se hace el sueco… Llegamos. Mientras se va a buscar el badge, nos sacamos un par de fotos a la entrada del aeropuerto. Con Boulmane delante pasamos los controles tipo «VIP». Compramos dos botellas de agua para la travesía, las paga nuestro guía. «Después arreglamos, es que te las van a cobrar tres veces su precio…» Como de costumbre, Dany a la oficina y yo a lo técnico. Nos despedimos de Boulmane no sin dejarle los euros de rigor para el mecánico. Hay que dejar el camino limpio para otros que quieran venir a Tánger… Despegue previsto a las 09h00.

08h30. Dany se acerca. Todo correcto. Llenamos los tanques a tope con la benevolencia de Boulmane. Colocamos todo, Dany conecta el GPS, suelto las cuerdas y empujamos el aparato para asegurar el arranque en un buen sitio.

08h55. Sentados dentro, check list, «Hélice» «Libre» y un desolador murmullo del motor de arranque que no logra conmover el motor. Otro intento, mismo resultado. Se baja Dany con un mosqueo que no veas… Empieza a pelearse con la hélice. «Didi, cuando te diga, dale a la llave» Una, dos, tres veces… Evidentemente no hay la colaboración deseada de los señores Amperios y Voltios! Llamada telefónica a Boulmane… Aparece a los veinte minutos con… ¡el mecánico!  10 minutos más para traer cables y batería (muy similar a la nuestra) y enchufarla. Dulce melodía de nuestro motor arrancando y manteniendo revoluciones. Pido a Boulmane comprar la batería de la Tecnam volcada pero el trato parece no interesarle y nos damos cuenta de que la batería que nos salvó era la de la Tecnam volcada…

Posteriormente Dany averiguó que había una derivación en la corriente que alimentaba el transponder provisional que se colocó en el avión para el viaje, con lo cual se descargó la batería lentamente en la noche.

aventuras de pilotos

09h40. Autorización para acercarnos a pista 28 y acortar para despegue inmediato.

09h43. Estamos sobre-volando las playas sur de Tánger con rumbo a Rabat. Otro apretón de manos, ¡la Aventura sigue! El plan de vuelo aprobado de Tánger a Tan-Tan prevé una escala técnica opcional a Essaouira para un eventual repostaje. Meteorología perfecta, buena visibilidad y un vuelo apacible, subimos a 6.500 pies a ver si encontramos un poco de viento que nos empuje y así ahorrar algo de combustible. El intercom sigue dando la tabarra pero de vez en cuando Dany desconecta mi casco para tener más nitidez en las comunicaciones.

Paisajes verdes, bosques de pinos y grandes extensiones agrarias con una leve calima.

10h05. Todo en calma y bajo control así que ¡«Servicio de a Bordo» con los productos del saqueo del «buffet» del hotel! (incluso hay croissants y napolitanas -casí franceses- ¡un lujo!).

volar en marruecos

10h50. El paisaje cambia, siempre verde pero más montañoso. Hemos dejado el litoral a nuestra derecha.

volar en marruecosvolar en marruecos

11h01. «Didi, a ver si encuentras el rollo de cinta en uno de mis bolsos» Después del segundo intento le doy el rollo y se pone a tapar la ventilación derecha con cinta de SEUR y, con una sonrisa de satisfacción, confiesa que se estaba pelando de frío. Por compasión hago lo mismo con la izquierda. ¡Con la felicidad que siento ni me entero del frío!

11H05. Estamos a la altura de Casablanca después de sortear los espacios protegidos con rumbo a Safi sobre llanuras todavía verdes. Torre da su visto bueno para acortar hacia Essaouira y evitar Safi: algo de combustible y tiempo ahorrado.

11h40. El relieve es ahora más montañoso, de color ocre con escasas zonas verdes. Seguimos sin ayuda de Eolo, por lo visto, se ha tenido que ir a otro sitio ¡no es de fiar! Hasta ahora, los dos, en silencio hemos calibrado el consumo de carburante y la distancia recorrida. Pero llega el momento de evaluar la situación en común. Llevamos casi dos horas de vuelo, casi 400km desde Tánger y si nos fiamos de los indicadores hemos gastado más o menos la cuarta parte del combustible disponible. Al mismo tiempo, sabemos que una escala en Essaouira casi nos obligará a dormir en Tan-tan, perspectiva nada halagüeña. Otra incógnita: ¿Los indicadores marcan de forma lineal o hiperbólica?

volar en marruecos

12h05. Ya es hora de tomar una decisión: paramos o no en Essaouira. Falta mucho para que los indicadores de carburante estén a la mitad, parece ser que tenemos holgura. En caso de sorpresa podemos volver a Essaouira o Agadir. Decidimos evitar Essaouira y acortar hacia Kopir. Desde este momento, cuatro ojos vigilan de cerca estos relojes (¡Nadie nos los puede robar!). La presión sube un grado… Escrutamos el cielo en busca de una nube que se desplace velozmente para adecuar nuestra altura, en vano… Claro está que un viento en cola nos confortaría en nuestros cálculos y nos daría mayor margen.

12h40. A nuestra izquierda una magnífica cordillera en la cual se puede apreciar sitios con nieve. Estamos otra vez bordeando el mar y la nieve se hace más patente en la montaña a nuestra izquierda. Bonitas vistas.

volar en marruecos

12h54. El verde ha desaparecido de nuestro panorama. Solamente montañas con hondos barrancos sinuosos. Notamos que el depósito izquierdo de combustible tiende a vaciarse más rápido que el derecho. Repasamos los datos, velocidad de rotación del motor, distancia recorrida, tiempo estimado restante. De momento conservamos la idea de llegar a Tan-tan sin repostar.

volar en marruecos

13h15. Encima de Kopir decidimos acortar bordeando litoral por mar hacia Tan-tan, así nos quedan 300km. A nuestra izquierda Agadir con su puerto y un mar turquesa, visión idílica. A decir verdad no estamos para apreciar paisajes y sí preocupados por volar encima del agua sin balsa salva-vidas. Bueno siempre podríamos planear hasta la costa… Muy poco viento a favor… Concentración y Adrenalina subiendo. Me olvidé confesaros que soy drogata. No me miréis así. Acaso ¿no os gusta una buena dosis de adrenalina? Mentirosos, nos veremos en el Berriel.

13h28. Sobre el mar, 2.500 pies. El panorama de la izquierda se vuelve amarillo con pocos rastros de civilización. Nos acercamos al desierto sur. Ni a nivel del mar se nota viento…

13h48. Todavía encima del mar, las olas llegan fuertes a las playas de nuestra izquierda. Los niveles de carburante, sin ser alarmantes, nos preocupan. Por lo menos, hasta ahora, los marcadores parecen funcionar de forma lineal, ¡¡¡un alivio!!!

14h12. Cruzamos el litoral para adentrarnos al continente africano. Un río profundamente empotrado en montañas resecas.

14h25. A las 11 tenemos una pista de tierra recta de unos 5 o 6 km. El depósito izquierdo se acerca a su nivel mínimo. El derecho todavía marca un poco menos de 1/4. Acordamos cerrar el izquierdo para no coger el riesgo de que la bomba coja aire y nos deje tirados en medio del desierto que tenemos debajo. Y ahora nuestros ojos buscan ansiadamente una pista o un llano sin arena donde poder aterrizar en caso de emergencia. Se nota que ni Dios ni Alá eran piloto. ¡¡¡Estos sitios que buscamos son muy escasos!!! 120 y pico kilómetros que no hemos visto rastro de presencia humana… «Didi, ¿estas tenso?» «Sí pero con mucha calma, lo que se puede hacer se hace y lo que no, se deja»

Contacto establecido con Tan-tan App después de varios intentos infructuosos. ¡¡¡Autorizada la toma!!!

volar en marruecosvolar en marruecos

14h37. Sobre-volamos un pequeño río, sorpresa: un camión cruza el vado, primera señal de vida en esta zona…

14h41.  Dejamos la ciudad de Tan-tan a nuestra izquierda, abrir depósito izquierdo y enfilar el aeropuerto donde tocamos tierra a las 14h49. Un suspiro fuerte de satisfacción al parar motor y abrir cabina. ¡¡¡5 horas y 8 minutos de vuelo!!! ¡¡¡y 1000 km!!! Viento fuerte del sur en tierra. Ya me acordaré dentro de un rato. Primero, un cigarro que, en estos bichos, no te dejan fumar. (Ni en el baño, Coñ…)

Un militar nos lleva a la oficina de Aduana. Me aclara que aquí solamente tienen AVGAS y gasoil. Le pido si se podría llamar un taxi para ir  hasta la ciudad. Me contesta que sí… no habla mucho… Dany le da al «boli» y me voy a l’avión para vaciar la garrafa de gasolina que nos queda. Abro el depósito izquierdo y coloco el fonil. Se menea demasiado con el viento. Se acerca uno de los militares limpiando un helicóptero al lado y agarra el embudo, hago el trasvase mientras le doy detalles de nuestra epopeya. Le agradezco su ayuda y vuelve a sus tareas. Cojo las dos garrafas vacías y voy hacia un civil bien vestido (gabardina y pantalón gris oscuro) que me hace señal de seguirle. Tampoco habla mucho. Nos subimos a su coche dirección Tan-tan a 8km, me espera en la gasolinera (cual aspecto permite pensar que la gasolina será de buena calidad) y me trae de vuelta. Suena su móvil, es Boulemane. Le doy las novedades, todo bien, llamaremos al llegar a Canarias. Sacando las garrafas pregunto cuanto le debo: ¡Nada! Pues muchas gracias, nos vemos ahora para abonar la tasa de aeropuerto y recoger los pasaportes. Dany se encarga de repostar, me voy al servicio (¡el próximo está a 300km!), recojo los pasaportes (el chico quiere estar seguro de que nos vamos ahora mismo) y voy a pagar los 30 dihrams (más o menos 3€) de tasa al señor que me llevó. Entrego un billete de 50 y me dice: «Pero usted tiene cambio» (me vio pagar en la gasolinera), «Bueno quería hacer un pequeño gesto de agradecimiento. ¡Ni hablar! Le dejo las tres monedas de 10 dihrams y me despido no sin pedirle su email y agradecer el muy buen trato que todo el personal nos ha dispensado.

16h20. Nos acomodamos en la Tecnam, Check List y Motor, todo con efusivos saludos del personal. Estamos gratamente sorprendidos de lo bien que nos han tratado, profesionalismo y atención; ¡bravo Tan-Tan!

16h25. Despegue hacia Gran Canaria autorizado, cabecera y despegue. Rumbo al sur de Fuerteventura, nos quedan 300km que recorrer. Ya no tenemos preocupación por el combustible, vamos sobrados pero, con el sol acercándose al horizonte con preciosos colores dorados, es probable que tengamos que aterrizar en Fuerteventura, tampoco tenemos viento a favor. El ocaso para el Berriel está a las 18h11. Una falsa alegría nos invade cuando el tablet nos presenta el ocaso para las 18h41 ¡es un error! Repasamos varias veces los cálculos, tenemos que rendirnos a la evidencia: no hay tiempo suficiente para llegar al Berriel, aterrizaremos en Fuerteventura.

 volar en marruecos

17h35. Contacto radio con torre para avisar de nuestras intenciones. Todo OK.

17h45. Torre nos desvía hacia el Jarde y se encargan de avisar la Policía Nacional y la Guardia Civil (tendremos que acudir a sus respectivas dependencias). Llegamos a Fuerteventura, las rachas de viento sacuden el aparato y pronto divisamos las dos pistas en X del Jarde.

17h56. En el último momento Dany cambia de pista con una magnifica y magistral «S» y posa suavemente la Tecnam. Otro fuerte apretón de manos.

volar en marruecos

Dany sabe que mañana no le puedo acompañar, tengo que trabajar, así que reservamos un vuelo Binter para Gran Canaria a las 20h15. Varias llamadas a familiares y amigos para tranquilizarles. Torre nos avisa de aguardar a las autoridades allí mismo.

18h05. Llegan Aridane con su mujer y Suso. Inspección detallada del aparato. La verdad que es precioso. Les damos un resumen del viaje y charlamos mientras sacamos los bolsos, colocamos chalecos, auriculares, teléfonos, tablet, documentos de vuelo, etc…

18h40. Legan dos Policías Nacionales. Identificación (de todo el mundo ¡incluso la mujer de Aridane!) y entrega de papeles. El primero se va al coche hacer las verificaciones de rutina y el segundo, con cara de mosqueo típico, indaga. Le importa un rábano que la escuela de Dany se haya comprado el aparato y lo haya traído a Canarias. Con una idea detrás de las orejas, quiere saber por qué hemos aterrizado aquí y no en el aeropuerto como previsto inicialmente… Suponemos que hay un malentendido: fue la torre de control la que nos desvió hacia aquí a último momento, visto que volábamos en un ultraligero. Él no está convencido. Se acerca a los dos otros aparatos en el hangar, toca los motores para ver si fue otro avión el que tenía el motor caliente… la cara de Aridane era un poema por tanta desconfianza. Sonrío interiormente imaginándomelo revisar nuestro equipaje, sobre todo cuando va encuentre mis calcetines usados con un perfume a excremento de camello marroquí enfermo. ¡¡¡Lo que no nos ha pasado en Marruecos nos pasa aquí!!! Pero ni se ha acercado a la Tecnam.

19h05. Vuelve el otro policía con los papeles que nos entrega y el ambiente se distiende un poco. Parece que la sombra de la «Cosa Nostra» ya no planea tanto encima de nosotros. Al fin se van pero con estricta orden de esperar la Guardia Civil. Dany mira para mí como diciendo. «A lo mejor se te escapa tu avión» «Bueno cogeré el siguiente, no te preocupes, hemos pasado cosas peores» Colocamos los aparatos dentro del hangar para luego entrar la EC-FL3, cabe lo justo. Y ahora a esperar.

19h30. Llegada de la Guardia Civil. La verdad es que si el motivo de nuestro viaje hubiera sido el contrabando de tomates o de otra cosa menos perecedera, ya habríamos tenido bastante tiempo para negociar el género. Bueno, verificación de los documentos vía telemática, eso sí, revisar el equipaje, echarle un vistazo al avión. Ya sé ahora que mi avión se me escapa, ¡¡¡ya está!!!  Llega un tercer Guardia Civil con un bigote a la Pancho Villa pero con cara afable. Ya no nos consideran como delincuentes. Charlamos un rato con ellos y se despiden. El próximo avión es a las 22h30. Dany se queda indeciso, se queda aquí y lleva mañana la Tecnam o vuelve a Gran Canaria conmigo para regresar mañana en busca de ella.

20h30. Cerramos el hangar. Aridane y su mujer nos llevan al aeropuerto (Dany echa de menos sus propias sábanas y otras cosas que ni yo ni los marroquíes querríamos o podíamos darle…). Volaremos juntos hacia Gran Canaria.

20h45. Nos acercamos al mostrador de Binter. El cambio de mi billete se hace sin problema. Dany, gracias a un convenio que tienen los pilotos con Binter solicita su pasaje con las condiciones habituales… «Perdone señor, pero hace un mes que la empresa ha anulado todo tipo de bonificación. Hasta para los empleados». La cara de Dany… Mejor que no nos han dejado volar con las bengalas porque si pasa algún directivo cerca ahora, este no va a tener problema de tránsito intestinal durante un tiempo…  Llamo mi amigo Bernard para que nos recoja en Gando. En el control detectan una navaja multiusos en la mochila de Dany.«Es que acabamos de traer una avioneta de Península». Al de seguridad resulta que le gustaría saltar en paracaídas en el Berriel y pasamos sin problema…

21h30. Un par de bocadillos (y un par de cervezas para mí), para reponernos de las emociones. Me voy a fumar un cigarro y Dany vigila la carga del smartphone y «Señores pasajeros del el vuelo Binter con destino a Gran Canaria, por favor embarquen por la puerta 20».

21h40. «Último aviso, para los señores pasajeros del vuelo Binter con destino a Gran Canaria, embarquen urgentemente por la puerta 20» A la carrera recogemos todo y llegamos  los últimos al avión.

23h00. En Gando nos subimos en el coche de Bernard.  Un rápido resumen y dejamos Dany cerca de su casa.

23h55. Entro en Casa: «¿A estas horas se llega?»

«Verás, cariño, ¡Que vengo a buscar la guitarra!»

 

PS1: Un escrito demasiado largo. Pues, si queréis algo más condensado vayan a los archivos de la Policía Nacional, Acta levantado el 30 de Diciembre 2013 en el Jarde (Fuerteventura). Ahora dudo de que entendéis todas nuestras emociones…

PS2: Dany, para mí, los Reyes Magos han pasado ya. Uno de los regalos más bonitos de mi vida. ¡¡¡Gracias otra vez!!! Felicidades a todos.

PS3: Nuestros profundos agradecimientos a todos los que han permitido de forma directa o indirecta la realización de este viaje.

Didi

Perdón, Dany, no te oigo bien… Quieres devolver la Tecnam… ¿Cuando? ¡Apúntame!

 volar en marruecos

Desgraciadamente, Didi nos dejó este año 2015. Ahora llena el cielo , pero ha dejado en la tierra un gran vacío. Nunca te olvidaremos. Gracias por todo Gran Didi.

Fotos de este viaje aquí.

Comentarios cerrados